El Real Decreto 235/2013 exige que, para poder comercializar viviendas, estas deben contar con una etiqueta de eficiencia energética en la que se indique de manera clara y expresa la calificación energética de las mismas mediante una escala de valores representadas por letras, donde la A corresponderá a las viviendas más eficientes y la G a las menos.

Apostar por una calificación energética de calidad es apostar por la sostenibilidad, apostar por la eficiencia y apostar por el ahorro. Estas 3 razones son las que han impulsado a DOMEX a establecer como prioridad en el desarrollo del Edificio San José el siguiente objetivo: Promover un edificio de viviendas que disponga de la etiqueta de eficiencia energética clase A.

Para conseguir la calificación energética A es necesario la implementación de una serie soluciones constructivas y de diseño muy concretas, destacando las siguientes:

Diseño de una volumetría compacta. Un volumen compacto responde óptimamente a nivel térmico y reduce las pérdidas de calor, mejorando el ahorro energético.

Utilización de la doble orientación. En la mayor parte de las viviendas se han proyectado con orientación doble (fachada-patio) que facilita tanto una ventilación cruzada en verano como la captación térmica solar en invierno. Esto supone un ahorro de la energía a consumir durante la vida del edificio.

Mejora del sistema aislamiento térmico para que el frío o el calor no entren dentro de las viviendas. Para ello se proyecta la utilización de soluciones constructivas como las fachadas ventiladas o el sustancial incremento de espesores de los aislamientos para poder reducir al mínimo las pérdidas energéticas dentro de las estancias.

Sistemas de carpintería exterior de PVC, que junto a los vidrios de baja emisividad en las orientaciones N, E y O, proporcionan un alto nivel de aislamiento térmico y hermeticidad, para que no se transmita el frío o el calor y facilite la iluminación natural de los recintos.

Los equipos de climatización deben crear una sensación de confort en el interior, pero con un consumo energético bajo. Para ello, estos equipos cuentan con una etiqueta de eficiencia energética A+ o superior, además de estar dotados de tecnología inverter, para poder acompasar el consumo eléctrico a las necesidades reales de climatización.

Sistemas de calefacción centralizada más eficientes, como las calderas de biomasa, que a efectos de cálculo de las emisiones de CO2 obtienen un inmejorable comportamiento. Esta caldera se combina con un sistema de gestión y control individualizado por vivienda para conseguir que el consumo energético sea lo más eficiente posible.

©2017 DOMEX INVERSIONES S.L.

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?